Hoy, a las 2 de la tarde, la Corporación Autónoma del Valle, la CVC, ha convocado a una audiencia pública en Roldanillo para considerar si permite o no que se tumben 3 palmas centenarias por parte de  las directivas del Intep, un instituto de formación universitaria donde enseñan 2 carreras de protección medioambiental. La convocatoria se ha hecho por las denuncias que hemos venido formulando aquí sobre ese atropello innecesario contra el patrimonio ecológico del valle geográfico del rio Cauca,  del que  solo quedan relictus como esas tres palmas porque a lo demás se lo tragó el monocultivo de la caña.

Bien podía haberse evitado el acto de hoy si el alcalde de Roldanillo anula la licencia de construcción que equivocadamente le concedieron a las directivas del claustro universitario, seguramente con documentación incompleta y  desconociendo absurdamente  la vigencia del decreto 1077 del 2015,que regula las construcciones al lado de monumentos de la arquitectura nacional.

Porque lo que resulta inverosímil es que las directivas de ese centro docente, siguiendo instrucciones presuntamente de  arquitectos de la U Grancolombia de Armenia, no quisieron usar  un lote del Intep, de más de 4 mil metros cuadrados, anexo a la casona republicana donde funciona, y prefirieron contratar  a puchitos la obra  tumbando paredes de la edificación construída hace casi 100 años con la plata que los gringos pagaron por el Canal de Panamá y,obviamente asesinando las 3 palmas centenarias del patio central,que parecían ser el objetivo de estudiantes y profesores de las carreras de protección ambiental que allí se dictan ya que,salvo uno solo,  nunca protestaron por el crimen ecológico.

En manos de ellos, del alcalde y de la CVC ( y por qué no del ministro del Medio Ambiente, que parece no haberse posesionado) está la suerte de las tres palmas.

@El Jodario

gardeazabal@eljodario.co

Categorías: Noticias